miércoles, 13 de junio de 2007

Idolos

El Pepe "Nazionale":

Para quienes lo vieron jugar, fue el mejor jugador de la historia del Club. Pilar fundamental junto con Daponte y Guidi del glorioso equipo del 56, el "Pepe" Nazionale es un pedazo de historia del Granate.
Con la "6" en la espalda, a mediados de la década del 50, Lanús contaba con uno de los mejores jugadores de la época. Como lo describen quienes lo vieron, jugador elegante de pelota contra el piso y cabeza levantada, de futbol con detallismo artesanal, que muchas veces arriesgaba en un dribbling difícil, pero priorizaba la belleza ante todo.











El "Nene" Guidi:

En Lanús, una calle lleva su nombre, la tribuna de la calle Arias le rinde homenaje y la hinchada Granate lo lleva en el corazón: Juan Hector Guidi, el mítico procer de la historia granate.
Hablar del Nene Guidi en Lanús es como para la Argentina hablar de San Martín, aquel procer inigualable que nos enseñaron a respetar a todos ya desde chicos en el colegio.
Su excelente nivel lo llevó a la Selección Nacional.



























Carlos "lechuga" Roa:








Carlos Angel Roa llegó a Lanús en 1994. En poco tiempo, hizo olvidar a otro grande del arco granate como Marcelo Ojeda, y se convirtió en uno de los preferidos del corazón de los hinchas.
En 1994, los hinchas granates despedimos a un grande del arco, como Marcelo Ojeda.

En su reemplazo, proveniente del Racing Club, llegó a la institución, Carlos Roa, "el lechuga" (apodo que se ganó por su preferencia por los vegetales a la hora de comer). Gracias a sus atajadas, en poco tiempo logró que los hinchas granates no extrañásemos a Ojeda, y poco a poco comenzó a ganarse el corazón de la hinchada. Participó del equipo que clasificó por primera vez en la historia del club a la Copa Conmebol en 1994, y que quedó eliminado por penales por San Lorenzo de Almagro. Ya en 1995, integró el equipo que consiguió el tercer puesto en el torneo Apertura, aquel equipo en donde se comenzó a gestar la dupla Morales-Ibagaza, aquel equipo que poco tiempo mas tarde quedaría en la historia del club. En 1996, consiguió dos terceros puestos con Lanús (uno de ellos, no recordado gratamente por los hinchas, ya que Lanús tuvo grandes chances de consagrarse campeón y perdió los partidos definitorios), y se metió en la historia grande del club, y en la historia del fútbol Argentino, cuando con Lanús obtuvo la Copa Conmebol de ese año. Fue el primer título (y único hasta el momento) para el club, y la figura de "lechuga" fue importantísima para poder obtener ese logro.











"Huguito" Morales:


Nunca en la historia, la 10 granate estuvo tan bien representada. Con su entrega, habilidad y perseverancia en todos los aspectos, dentro y fuera de la cancha, se ganó el corazón granate.
En 1995 llegó procedente del Club Atletico Huracán Hugo Alberto Morales. En el club quemero había debutado ya a los 16 años, demostrando condiciones para ser un verdadero crack, lo cual fue ratificado con el correr de los partidos.
En su primer año en el club, fue estandarte del equipo que consiguió el tercer puesto. Junto con Ariel Ibagaza, formaron una dupla que desplegó buen fútbol por todas las canchas argentinas. Ya en 1996, llevó a Lanús a pelear por el campeonato durante los dos torneos nacionales, y lograr su único título internacional: la Copa Conmebol 1996.
Durante ese mismo año, Huguito representó al club en la Selección Nacional que llegó a la final de los Juegos Olimpicos de Atlanta. Ya se había transformado en una pieza insustituible en Lanús y en el equipo nacional.



















Claudio Enria:



Llegó a Lanús a principios de 1995, libre de Newell´s Old Boys. Fue relegado al banco de suplentes, pero en base a su voluntad y su desequilibrio en el ataque, fue uno de los delanteros mas importantes en la historia del Club.
A inicios de 1995, el equipo Granate en ese entonces dirigido por Patricio Hernandez, contrató por un año a préstamo a Claudio Enria, jugador que había quedado libre de Newell's Old Boys de Rosario, equipo donde realizó todas las divisiones inferiores. Este santafesino de corazón rojinegro pero de Colón no arrancó como titular en el equipo, pero en base a lo demostrado en los pocos minutos que ingresaba, prometía con ser un gran jugador para el equipo. Para el inicio de la temporada 1995/6, empezaba alternar la titularidad con el "Tero" Di Carlo, para terminar de afianzarse como titular en el Clausura de 1996, cuando Lanús arañó el campeonato. Para el inicio de la temporada 1996/97, el "Caio" ya era titular indiscutido del equipo Granate. Junto con el "Chupa" Lopez, formaron una dupla inolvidable que le regalaría a los hinchas Granates su máxima alegría, la Copa Conmebol de 1996.









Caño Ibagaza:



Ariel Ibagaza es sin duda una de las máximas figuras en la historia de la institución. Un jugador distinto que enamoró a los granates con su juego fabuloso.
"El caño" Ibagaza, como más lo recuerdan los hinchas granates, es quizás uno de los mejores jugadores de la historia del club, surgido desde las entrañas granates. Un fuera de clase, jugador que derrocha calidad en cada una de sus apariciones, esos de los que hoy pocos quedan, y esos que enamoran a una hinchada, como el caso del "caño" con la gloriosa hinchada granate. Ariel debuta en Primera División en 1994, en ocasión del partido que el equipo granate recibía al Deportivo Mandiyú de Corrientes, en la Fortaleza. De a poco, se fue afianzando en Primera División, fue enamorando a los granates con su juego excelso, y fue llamando la atención de los seleccionadores juveniles, que veían en el joven astro granate una pieza importantísima para sus equipos. En 1995, integró el equipo Argentino Campeón Juvenil en el Mundial Sub 20 de Qatar, constituyéndose como el astro del equipo. Los asiáticos veían en Ariel un jugador tan similar al más grande de todos los tiempos, aquel que supo llevar lo más alto al país en todo el planeta: Diego Maradona. Es que la actuación del caño fue sencillamente sensacional siendo el conductor de una grandísima Selección Nacional que alzaba, por segunda vez, la Copa Mundial en categoría juvenil. Con la llegada de Héctor Cuper al equipo granate en la segunda mitad del año, el "caño" gana un lugar en el primero de los grandes equipos de Lanús de la década. El granate alcanzó la tercera posición (por diferencia de gol, ya que por puntaje compartió la segunda con Racing) en el Torneo Apertura de 1995. Ya para esa época, Ariel era uno de los principales engranajes del grana y junto con Hugo Morales, formarían la sociedad que mas alegrías le dio a la hinchada.








El Pulpo Pellettieri:


Pelle, Pulpo o Chueco. Fiel reflejo del simpatizante Granate defendiendo la camiseta como ninguno y erigiendose como Bandera del equipo de "Los Pibes".
Desde la desafección de Hugo Morales de la selección de Passarella, allá por el 97, Lanús no ha podido ceder ningún jugador a la selección mayor (exceptuando la fugaz convocatoria de Romero y Maxi Velázquez). Recién 10 años después volvimos a demostrar que la cantera granate puede aportar jugadores de excelente nivel, y si bien el plantel de Lanús cuenta con varios jugadores de interesante futuro e incalculable proyección, es Agustín Pelletieri el que ha dejado de ser una promesa para convertirse en realidad.Con humildad, sacrificio y perseverancia se ha convertido en la pieza clave de este "Lanús de Ramón", en el irremplazable, en el encargado de equilibrar un mediocampo ofensivo, bancándose solo todas las contras que nos agarran con Leto, Aguirre y Archubi en plena posición de ataque, recuperando una y mil veces como un león para volver a entregarla redondita y al pie para un nuevo ataque.Agustín no la tuvo fácil. En principio, un gran jugador como Ezequiel Carboni monopolizaba el puesto de volante central. Una vez vendido el Quely, un visionario del fútbol argentino, que en aquel momento era el DT, lo ubicó por debajo de cuatro competidores en su puesto (Marini, Ortiz, Salomón y Fritzler), dejándolo en Buenos Aires mientras el plantel realizaba la pretemporada en Mar del Plata. Recién una vez que el "Paraguayo" Ortiz y "el Cabezón" Marini rescindiera su contrato por diferentes motivos se le abrió la puerta a Pelletieri, oportunidad que el actual 5 granate y de la selección no dejaría pasar.Desde ese entonces, Agustín Pelletieri no ha dejado de crecer en lo futbolístico y no para de sorprendernos domingo a domingo, demostrando madures, entrega, responsabilidad, ubicación, inteligencia, capacidad y todas las cualidades que lo llevaron a la selección y que lo han convertido en IDOLO de la hinchada granate.










Sebastian Leto:


Sebastian Leto, fruto de las inferiores Granates y un orgullo para la Lanus, el zurdo Leto, conocido por su rapidez por los laterales, con su llegada al gol, el flaco leto jugo una muy buena sudamericana en el 2006, ahora fue vendido al liverpool de inglaterra. Esto demuestra la calidad indiscutida del jugador.
Sin duda se extrañara sus goles, sus amagues, su muy buena tactica y definiciones.
Leto con la 33 en la espalda que se los hizo ver a muchos jugadores, como al negro ibarra en el historico 2 a 1 a Boca en donde le arruinamos su tricampeonato, vamos leto idolo iuindiscutido de lanus.
siempre se recordara a este jugadorazo y su tan conocido numero 33.